2 de juny 2009

malabares

qué obsesión tiene la vida con lo de compensar. arregla una cosa y va y estropea la otra. será que a veces por mucho que uno corra, cuando uno de los platos chinos con los que juega se empeña en besar el suelo, lo besa y punto. lo bueno de los platos chinos es que como mínimo no se rompen.

7 comentaris:

Le Mosquito ha dit...

Eso son los platos chinos de ahora. Los de antes eran mucho más rompibles. Añicos de gloria, oiga.

bàrbara ha dit...

desde luego. qué me va usté a contar. qué añicos aquéllos que se quedaron en ná.

Le Mosquito ha dit...

Sí, aquellos años en los que, por beber dos copas de más, nos motejaron como la "mala-bares"

RiveraValdez ha dit...

Dicen que también es lo bueno de los chinos (aunque nunca entendí el comentario ;)

nomesploraria ha dit...

OOOOooooooooeeeeeeeee!!!!
On eeeeeeets??????

bàrbara ha dit...

ici! :)

coco ha dit...

Y de las bolas chinas qué?